lunes, 7 de junio de 2010

Acercamiento al concepto de evaluación


¿Evaluar?, ¿Por qué evaluar?, ¿Cuándo evaluar? ¿Para qué evaluar? ¿Qué evaluar?, ¿Cómo evaluar?¿A quienes evaluar? , ¿Está fuera del proceso? o ¿Es parte del proceso?, son preguntas que nos hacen recorrer desde una postura tradicional a lo actual en evaluación . De acuerdo con Santos,M. es importante la concepción de evaluación que se tenga, ya que de ella , dependerá la evaluación que se haga. Métodos estereotipados no pueden recoger la riqueza de la actividad educativa , por tal razón la evaluación se debe realizar mediante métodos diversos, adaptables y sensibles a la complejidad de los diferentes realidades educativas; cualquier opción que se tome debe ser razonada en relación a su conveniencia y factibilidad .

De acuerdo con lo postulado por Gimeno,J. (1996); sin duda, tenemos que optar por una evaluación actual que está integrada al proceso de enseñanza aprendizaje como un elemento que en primera instancia busca obtener información sobre la realidad de los elementos que intervienen en el proceso, seleccionando objetos de evaluación y los aspectos o características más concretas que se van a evaluar, que para el enfoque tradicional recae exclusivamente en los alumnos y concretamente sobre el cumplimiento de las exigencias académicas que les plantea el currículum ,y para el actual, además considera conocer las realidades de los otros elementos que intervienen en el proceso educativo ( profesores, idoneidad de los programas, de un texto, clima educativo, gestión educacional, participación y compromiso de los padres con el aprendizaje de sus hijos , etc) ya que de su interacción depende el progreso del proceso.
A continuación elabora juicios de evaluación donde compara la realidad “apreciada” con criterios de referencia, información obtenida a través de medios, métodos o técnicas que deben ser sometidos a análisis rigurosos para determinar su idoneidad en el proceso de recogida de información. Tal como lo realizan Trianes, M. y col en el 2006 en su trabajo de investigación que consistió en evaluar la idoneidad de un cuestionario que pudiera servir como instrumento para ser utilizado en la Evaluación el Clima Social del Centro Escolar y en su posterior intervención psicoeducativa en un área relacionada con la salud, la adaptación individual y la prevención de violencia en los contextos escolares.
Para el enfoque tradicional estos instrumentos corresponden exclusivamente a las pruebas de papel y lápiz ,en cambio para el enfoque actual incluye variados instrumentos, desde la observación, trabajos de los alumnos, proyectos , pruebas de papel y lápiz , etc. ya que muestran un cuadro más global del progreso del alumno. La información obtenida es elaborada, ponderada para finalmente emitir un juicio de valor sobre la realidad evaluada, lo que en el enfoque tradicional queda determinado en base a un porcentaje de respuestas correctas en una prueba y en el actual por los criterios ideales con los que se comparan las realizaciones de los alumnos .
Finalmente los resultados obtenidos en este proceso deben ser informados para tomar decisiones sobre la dirección con que debe continuar el proceso de enseñanza aprendizaje.

Como la evaluación es un proceso dinámico , abierto y contextualizado , que consiste en obtener información, elaborarla y usarla para emitir juicios de valor que a su vez se utilizarán para tomar decisiones, debe ser utilizada en diferentes momentos del proceso de enseñanza - aprendizaje: al iniciar el proceso, para diagnosticar la realidad de los alumnos, es decir recoger información en la situación de partida. Es imprescindible para iniciar cualquier cambio educativo, para decidir los objetivos que se pueden y deben conseguir y también para valorar si al final del proceso los resultados son satisfactorios o insatisfactorios. En el proceso, para valorar a través de la recogida continua y sistemática de datos el proceso de aprendizaje de un alumno a lo largo de un periodo de tiempo fijado para la consecución de un objeto. Es formativa porque permite tomar decisiones de mejora sobre la marcha , orienta , regula el proceso. Finalmente al finalizar el proceso, como evaluación sumativa , que es una evaluación integradora que nos permita darnos cuenta si se produjo o no el aprendizaje no de un contenido "X" sino de algo trascendente integrador que denote el real crecimiento del alumno o alumna dentro del medio.

¿Quiénes evalúan? En este punto creo que la evaluación tradicional centrada en el evaluador ser omnipotente que tiene como objetivo la mera calificación no permite evaluar correctamente un proceso; la evaluación actual debe integrar al guía o conductor,padres e incluso a los pares, pues no debemos olvidar que las percepciones diversas pueden enriquecer y por lo tanto hacer que se desarrolle en mejor forma el proceso de enseñanza aprendizaje .
¿Evaluar la evaluación? Si bien este parece ser un juego de palabras , nos permitirá plantear que los instrumentos de evaluación deben ser revisados constantemente para que cumplan la función para lo cual fueron creados,es decir, someter las evaluaciones a procesos de metaevaluaciones.
De esta manera la evaluación no es un fin sino un medio para un objetivo mayor que como dije sería el enriquecimiento y el crecimiento del ser alumno o alumna.

2 comentarios:

  1. Me parece muy interesante la visión de incorporar en el proceso de evaluación a los que
    conforman el entorno social de los estudiantes, sin embargo, no imagino el sentido ni la manera
    de poder incorporar a los padres.

    Comprendo que tender a que la evaluación se asemeje a un modelo en 360º entrega un valor agregado a la que tradicionalmente es realizada unicamente por el profesor. En palabras de Alzina Bisquerra y otros en su publicación "Evaluación 360: una aplicación a la educación emocional" indican que es posible evaluar las competencias
    de una persona considerando variadas fuentes, con el objetivo de poner en práctica actividades que permitan el desarrollo de la persona.

    Es este último factor el que me entrega el sentido total de esta forma, ya que la evaluación se pone al servicio del proceso completo, inmersa en el quehacer pedagógico.

    Con respecto a estar monitoreando la propia evaluación, coincido con Ileana Dopico cuando expresa en su trabajo "Metaevaluación ¿por qué y para qué?, que una de las funciones principales de la metaevaluación es la de buscar el buen uso que se le puede dar a los resultados que entrega le evaluación y citando a Stufflebeam indica que
    es necesario que una buena evaluación evalúe sus propios logros.

    Considero que es un acercamiento a ver la labor pedagógica desde una perspectiva mucho más cercana a querer que el estudiante aprenda y use conocimientos que se le entregan para poder vivir su vida de buena manera, en base a valores claros y conceptualizaciones correctas.

    Lo que me preocupa es que estas teorías son públicas y están disponibles para ser aplicadas desde los años 60 y tengo la sensación que en el sistema educativo las cosas no se están realizando de esta manera, no entiendo el por qué y vuelvo a sentir el desafío de que seamos nosotros los que generemos cambios sustanciales en nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  2. la evaluación sigue su curso polémico en la era de la sociedad del conocimiento donde las necesidades son otras que en la tradición decimonónica de medición discriminatoria. Evaluar en esta sociedad implica una fuerte reflexión al estilo de la reingenieria de procesos en el cual hay una revisión constante y objetiva del andar del proceso de forma optimista. La evaluación es un componente activo del aprendizaje y como los actores del proceso educativo somos toda la sociedad, me parece que los ángulos de evaluación son perfectamente realizables, las opiniones son necesarias para la toma de desiciones sobre estrategias de desarrollo pertinente e innovadoras.

    ResponderEliminar